Pablo Casado, nuevo líder de la Derecha española.

Pablo Casado, nacido en Palencia el día 1 de febrero de 1981, diputado en el Congreso por la circunscripción de Ávila, se convirtió en el nuevo Presidente del Partido Popular tras la elección de los compromisarios en el Congreso del Partido Popular del pasado sábado.

Tras un enfrentamiento entra Soraya Sáenz de Santamaría y el propio Casado en el que tuvieron que presentar en un discurso ante los compromisarios su nueva propuesta para el partido, Casado salió vencedor tras un discurso que llegó al compromisario y militante por su emotividad, fuerza, y sobre todo, por su ideología. Casado dio un discurso conservador, alejado de los postulados centristas, moderado y liberal que él mismo dice ser.

Durante la campaña y en el congreso del sábado, Casado ha propuesto recuperar la ley de supuestos (sobre el aborto) del año 1985, rechazar la ley de eutanasia, reducir el porcentaje de pago del Impuesto de Sociedades de las empresas y recaudar más ingresos por otros cauces como el IVA. Medidas que implementan el esfuerzo fiscal de las personas en España, siendo ya un país superior a la media y uno de los más altos de Europa. Otras de sus medidas es potenciar la familia, la unidad del Estado y, “no aceptar chantajes y amenazas” desde el Independentismo Catalán, siendo estas últimas medidas las más aplaudidas por el auditorio. La única medida de corte liberal propuesta por Pablo Casado es la de potenciar el libre desarrollo individual y la libertad económico defendiendo el libre mercado; sin embargo, el que quieras una economía capitalista, no te convierte en “Liberal” cuando tus ideas sociales y políticas son propias del conservadurismo español por excelencia. Hay un cierta tendencia en denominarse “Liberal” por sólo querer una economía de libre mercado, confundiendo un modelo económico capitalista con liberal. Ahora se dice (Pablo Casado) que uno es “liberal-conservador de centro derecha”, y es que como decía Otto Kirchheimer en los años 60, los partidos ahora han abandonado una ideología rígida, para ser más flexibles y convertirse en partidos “Cath-All Party”, partidos “atrapalotodo”.

Casado no ha escondido -y hace bien- sus principios ideológicos en la campaña ni en el Congreso. Tenía claro que Soraya Sáenz de Santamaría ha sido muy timorata a la hora de definirse ideológicamente y que su discurso más escorado a la derecha iba a gustar en el militante del Partido Popular, más que incluso la visión que se tiene de él como político joven y renovador -más por su edad que por sus ideas, que no lo son- dentro del partido. Tendremos que ver en las próximas semanas si la línea conservadora que ha llevado en la campaña, y que ha radicalizado en su discurso ante los compromisario, lo lleva a cabo en el día a día del Partido Popular y en las elecciones que se nos presentan a partir del año que viene. No es lo mismo un discurso ante exministros, compromisarios y militantes del partido, que ante la población española en general, la cual debes atraer en un discurso abierto, persuasivo y más acorde a nuestros días, que no citando leyes de los años 80 o a la Transición para una “reconciliación” de la nación española que él mismo citó en su discurso del Congreso. Si Pablo Casado quiere recuperar un voto joven, que se define más liberal, deberá saber gestionar el discurso dentro y fuera del partido, mantener las líneas conservadoras para seguir agradando a gran parte de su electorado y al núcleo conservador de varones populares del partido, y ofrecer una políticas sociales más atractivas que de momento no las ha mostrado.

Sobre si la elección de Pablo Casado al frente del Partido Popular puede influir a la hora de captar de nuevo buena parte del electorado que buscó en Ciudadanos un partido nuevo, español, alejado de la corrupción, etc, dependerá mucho de lo dicho anteriormente: las políticas sociales, regeneradoras, e innovadoras que pueda ofrecer Pablo Casado. De momento, su línea conservadora no ayuda a recuperar buena base social que ya tiene Ciudadanos. Sin duda el aspecto juvenil de Casado, acabar con el Marianismo y todas las sospechas sobre las tramas que inundaban al partido con su imagen al ser el máximo responsable del Partido, puede hacer que por sí solo atraiga un votante que marchó a Ciudadanos, sin embargo esto no será suficiente para recuperar voto mayoritario. Las encuestas que conoceremos tras el Congreso nos puede ayudar a situar mejor el impacto que puede tener Casado en el partido, que seguramente recuperará porcentaje de voto con su elección, aunque ya se iba notando una cierta tendencia de subida del Partido Popular tras la Moción de Censura y la irrelevancia política en la que se encuentra Ciudadanos tras la misma.

Lo que sí es cierto es que vamos a ver una dura pugna entre Casado y Rivera por la cuestión nacional, empezando por Cataluña. Casado dijo que él quiere “conectar con la España de los balcones y banderas”. Hasta el momento, Ciudadanos con Inés Arrimadas es la fuerza política que tiene esa bandera bien agarrada por el mango en Cataluña, y Pablo Casado sabe que debe ser más firme -y quizás más radical- en su postura para liderar este movimiento, cosa que puede provocar una reacción en Ciudadanos y que ambos partidos radicalicen sus discursos para apoderarse de este electorado en Cataluña y en el resto de España, cosa que no ayudará a rebajar la tensión en Cataluña, que visto los sucesos de las últimas semanas, no parece que vaya a rebajarse ante una polarización cada vez más acusada.

Se nos vienen semanas decisivas en el centro derecha español.

6 pensamientos en “Pablo Casado, nuevo líder de la Derecha española.”

  1. Me parece un artículo muy bien redactado y que tienes razón en todo lo que dices. Desde mi humilde opinión creo que esto va a repercutir de forma muy desfavorable a Ciudadanos y va a perder muchos votos con la elección de Pablo Casado como presidente del Partido Popular.
    Espero leer más mucho más artículos tuyos de política pero sobretodo de fútbol como ya hacía en madridismo subversivo.

    1. Gracias, Pablo. Seguramente la elección de Casado ya de por sí va a generar voto al partido
      de ese electorado joven. Ciudadanos tiene una base electoral sobre 3 millones y si hace las
      cosas bien, y se aleja de discurso conservador de Pablo Casado, puede mantener una buena
      base electoral, aunque es cierto que no es lo que querían en Ciudadanos.

  2. Has tardado cuatro palabras en cometer el primer error.

    Un blog que pretende ir de serio debería contrastar que Pablo Casado nace en Palencia, no en Ávila.

  3. En fin , si para recuperar votos hay que radicalizar los discursos , entonces solo se quedara en discurso. Ciudadanos sabe a que se enfrenta y no creo que opte por la vía de la radicalizacion del discurso Tienen mas “armas” o algo mejor que ofrecer. Un PP disfrazado de renovación de partido , estará por ver esa renovación.

    1. Muy de acuerdo contigo, Dani. Creo que Ciudadanos está ante su madurez política. Ahora se enfrente a alguien que tiene un ideal parecido en lo económico, que es la base prácticamente de la política. Ideas se tienen muchas, pero la economía es la que te permite afrontar un posicionamiento u otro. Veremos en las próximas encuestas por donde van los tiros con el centro-derecha español.

Deja un comentario