CIS

Ya está recién salido del horno el CIS de septiembre, y sale nuevamente con escepticismo -igual que ocurriera con el primer cis a cargo del Gobierno de Pedro Sánchez-, ya que si comparamos otras encuestas que se han venido publicando recientemente, los resultados incluso llegan a ser muy diferentes. En este CIS de septiembre, el Psoe habría subido un 0.5 en porcentaje de voto respecto al anterior CIS. Pasa de tener un 30% de voto, a tener un 30.5%. Nuevamente para llegar a estos parámetros se debe realizar lo que en política llamamos “cocina”, que es manejar varias variables que te da el CIS para llegar a una conclusión, ya que con la “estimación de voto” como única variable no se dan estos resultados. Por ejemplo, se van otras variables como “voto simpatía”, “segunda opción de voto” o qué puntuación tienen los líderes políticos de las formaciones más importantes. Con todos estos resultados, se “cocina” el resultado final de porcentaje de voto.

Si nos vamos a la “estimación de voto” de la encuesta del CIS de julio, en ella observamos cómo el Psoe tenía un 23.9%, por un 18.6% en el de septiembre. En el de agosto, Tenazos -director – otorgaba al Psoe un 30% de voto en unas futuras elecciones. ¿Cómo es posible que en el CIS de septiembre el Psoe obtenga un 18.6% en intención de voto, – 5% menos que en el CIS de julio- y sin embargo el CIS de septiembre le suba 0.5%, y pase del 30% de voto al 30.5%? A esto es a lo que llamamos “cocina”. Pese a perder un 5% en estimación de voto directo, el CIS  de septiembre le otorga al Psoe una subida de medio punto.  De ahí a que miremos los resultados con bastante escepticismo, y es una pena que el medio público genere esta desconfianza sobre quienes analizamos los resultados y comparamos de un CIS a otro.

Fuera de los datos, de la famosa “cocina”, debemos mirar qué se ha hecho en el Gobierno para que se genere esta confianza entre los votantes para que obtenga esta subida entre los dos CIS. Y la realidad es casi que peor que a través de los datos. En estos dos meses de entre un CIS y otro, el Psoe de Pedro Sánchez ha tenido que salir a rectificar propuestas o declaraciones acerca de la acción de Gobierno. Ha tenido la dimisión -obligados” de dos Ministros, la polémica de utilizar el avión presidencial para acudir a un festival en Castellón, el peor dato de paro de septiembre de las últimas décadas, o un receso en la economía que el propio Gobierno ha admitido. Con un Gobierno hasta el momento inestable, y con dudas acerca de su gestión, es altamente complicado que la ciudadanía le otorgue una subida de medio punto, máxime, si nos vamos a una de las variables más importantes de la rendición de cuentas que la ciudadanía otorga en el CIS, que es la pregunta de la valoración del Gobierno en estos meses, y la respuesta es que sólo un 15% cree que la gestión del Gobierno es entre buena o y muy buena, por un 19% del CIS de julio. Ha bajado en 4 puntos la percepción positiva que se tiene del Gobierno de Pedro Sánchez. También ha subido la percepción de un por Gobierno: en el CIS de julio un 28% veían como “mala” o “muy mala” la gestión de Gobierno de Pedro Sánchez, y en el CIS de septiembre la valoración negativa ha subido hasta el 35%, 7 puntos más entre los dos CIS.  Por tanto, no parece que Tenazos haya tenido en cuenta esta variable para hacerle subir al Psoe 0.5 puntos en porcentaje de voto en unas hipotéticas elecciones.

El CIS se ha convertido en propaganda electoral del Partidos Socialista. No hay ningún dato que le otorgue al Psoe una subida de 0.5 puntos; al contrario, hay datos evidentes que hacen pensar en un descenso entre 3 y 4% del CIS de julio al CIS de septiembre. Esperemos que en el próximo CIS, el señor Tenazos con la ayuda del Director de Gabinete de Pedro Sánchez, Iván Redondo -experto en comunicación y sondeos- no cocinen un CIS como el de septiembre y se puedan valorar con justicia la situación política actual.

El CIS también nos trae datos interesantes. El principal problema que ven los españoles es el dato, seguido de corrupción, inmigración, Cataluña, etc. Franco no aparece ni en el 0.1% como principal problema para los españoles. De ahí a que se tramitara como “decreto ley” su exhumación no parecía lo más indicado, y si un consenso entre todas las fuerza políticas. Más datos del CIS: Podemos tiene únicamente un 7% de “voto simpatía”. No es un partido que “simpático”, bien por el propio partido, bien por su líder -Pablo Igleisas sigue como político peor valorado-. Un dato interesante es que el 70% de los españoles están a favor de una reforma Constitucional. Otro dato interesante es que el 75% de los españoles creen que en el Parlamento se debaten problemas que no tienen poca importancia, aunque el 85% sigue creyendo en la democracia como sistema de Estado…Creo que este dato deberían de analizarlo con interés las diversas fuerzas políticas. ¿Lo harán?

Deja un comentario