Franco, entre tesis y máster.

Entre tesis y máster, así vive la política española su día a día. Y Franco, que ayer se aprobó en el Congreso la exhumación de sus restos del Valle de los Caídos, y como todo en este país, se hizo con un Parlamento dividido entre quienes acusaban al Gobierno de hacer propaganda política –Pp y C’s– y quienes tachaban a estos dos partidos –Psoe&Podemos y sus socios de la moción – de seguir amparando al Franquismo. Como siempre, en política todo se polariza, negro o blanco, y si te sales de estos dos extremos, pareces quedar fuera del juego político, como le ocurrió a Ciudadanos en la Moción de Censura: o votabas en contra o a favor de echar a Rajoy, no cabía una posición intermedia. España -sus ciudadanos- penalizan aquel partido que no se posiciona, porque en España hoy al igual que hace varios siglos, se vive en una permanente confrontación de la que los partidos sacan rédito electoral a costa de una ciudadanía cada vez más fracturada.  

En esta confrontación en la que los partidos políticos se benefician y los ciudadanos lo padecemos, estamos viviendo en estos días un auténtico ajedrez político en forma de tesis y máster. Las piezas se mueven buscando un beneficio político que se vea reflejado en las próximas elecciones.

El primero en iniciar el juego ha sido Albert Rivera, que tras quedarse fuera del juego político tras la moción de censura, ha emprendido un movimiento para volver al tablero político. Con la decisión de preguntar a Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados sobre su tesis doctoral, ha hecho que el foco político recaiga directamente sobre el Presidente del Gobierno, e indirectamente, sobre el Presidente del Partido Popular, Pablo Casado. Ante las dudas que recaían sobre la tesis doctoral del Presidente del Gobierno, éste ha tenido que mover ficha obligado por el movimiento de Rivera, y ha tenido que publicar su ya famosa tesis, generando en el Presidente del Gobierno un desgaste político y sembrando la duda sobre su tesis doctoral. Con el movimiento inicial de Albert Rivera y la respuesta de Pedro Sánchez publicando su tesis, toda la presión recae ahora sobre Pablo Casado, que de momento no ha movido sus piezas esperando que sea el Tribunal Supremo sea el que le salve de tener que publicar sus trabajos de final de máster. No obstante, aunque el Tribunal Supremo archive la causa por prescripción de los presuntos delitos, la pena política no prescribe y, además, con el movimiento tarde, pero acertado de Pedro Sánchez de hacer dimitir a la ex ya Ministra de Sanidad, la señora Montón, por otra caso de irregularidad en su máster, Pablo Casado tiene pocas alternativas que no sean otras que enseñar sus trabajos de máster. Si bien no parece motivo suficiente -al menos lo que sabemos de momento- que la tesis doctoral de Pedro Sánchez le vaya a costar la Presidencia del Gobierno, y a Casado su máster le traiga consecuencia como Presidente del Partido Popular, Albert Rivera ha conseguido apartar el foco que se había instalado en Ciudadanos y su irrelevancia política tras la moción, para instalarse en el Psoe y Pp.

Entre líos de tesis y máster, ayer se aprobó la exhumación de los restos de Francos del Valle de los Caídos, 43 años después de su muerte, el dictador saldrá del monumento en el que jamás quiso ser enterrado. Carlos Arias Navarro, entonces Presidente del Gobierno elegido por Franco, desoyó a Carmen Polo que quería que fuera enterrado en el panteón familiar, y enterró al dictador en el Valle. Lo cierto es que la exhumación se ha hecho tarde y mal, con un Parlamento dividido y no dando una buena imagen al exterior. Dicho esto, que se exhumen  los restos del dictador lo antes posible, y hablemos de lo que realmente interesa a la gente hoy, como la subida de la luz más cara de nuestra historia, o qué tipo de subida de impuestos vamos a sufrir los ciudadanos para sacar las presupuestos del año 2019. El Congreso no está para debates personalistas y enfrentamiento entre líderes políticos para ver quién gana más rédito electoral. 

Yo es que siempre me acuerdo de Platón y su alegoría de la caverna para definir una situación política como la actual: entre tesis, máster y franco, miramos el reflejo que nos produce la hoguera en la cueva y no vemos la realidad que hay detrás del muro.

Deja un comentario