La calle no es de la Izquierda

Hoy hay convocada una manifestación a las 12:00 horas en la Plaza madrileña de Colón en contra de la propuesta -retirada ya por parte del Ejecutivo- del gobierno del famoso “relator” para que “levante acta de lo que se hable entre el gobierno de España y el Gobierno Catalán” decían las voces de los diputados Socialistas, que por otra parte no era unánime, ya que muchos otros diputados y Presidentes Socialistas de varias Comunidades de España se manifestaron en estos días en contra de la medida que había propuesto su Gobierno.

La medida que ha propuesto el Gobierno es una de las exigencias del escrito que Quim Torrá entregó al Gobierno para empezar a dialogar. Este mediador es una creación de la ONU tras la segunda guerra mundial para solventar conflictos entre Estados o grupos terroristas y el Estado en gran medida. Suelen ser personas de notables, ajenos la conflicto y a ser posible Internacional y que las dos partes pueden estar de acuerdo. Tras el comunicado del Gobierno de aceptar la exigencia del Presidente de la Generalitat, los partidos de la oposición no esperaron a las explicaciones del Gobierno y convocaron la manifestación de la Plaza de Colón.

¿Qué ha ocurrido tras la convocatoria de la manifestación? Pues que toda la izquierda española se ha levantado en “armas” en contra del derecho Constitucional: manifestarse. Y no lo hacen contra el derecho Constitucional, sino contra el derecho que tienen todos aquellos que no son de izquierdas de salir a la calle y expresarse: la izquierda cree que la calle es suya y sólo ellos deciden cómo y cuándo se debe salir, como cuando tras conocerse que la Izquierda perdería Andalucía tras 37 años, se salió en masa en todas las provincias de Andalucía en contra del resultado electoral y lo que es más grave, inducido por declaraciones de los líderes de Podemos, Psoe e izquierda Unida. ¿Hay algo más antidemocrático que salir a la calle a censurar un gobierno elegido por el pueblo? Y nadie de la élite periodística de izquierda censuró las manifestaciones del día de las elecciones y de la toma de posesión rodeando el Parlamento Andaluz.

Que la derecha no utilice históricamente las manifestaciones como lo hace la Izquierda, que es a diario y bajo cualquier pretexto, no le da el derecho moral de ser dueños de la calle y de las manifestaciones. La libertad de expresión que tanto reclaman, son la que tanto censuran si la aplica la derecha.

La calle es de todos, incluso de aquellos creen que les pertenece por una cuestión histórica; y no, no son fachas, son padres e hijos que van a manifestarse en contra de plegarse a las exigencias de aquel que nos llama “bestias”, el señor Quim Torrá.

Deja un comentario