Mujer y Feminismo

Hoy, 8 de marzo, es el día Internacional de la mujer, día en el que las mujeres salen a la calle para reclamar la igualdad entre hombres y mujeres. Porque el Feminismo es esto: la igualdad de derechos y libertades entre los hombres y las mujeres. Unos derechos y unas libertades que históricamente el hombre ha disfrutado de una posición de superioridad sobre la mujer en casi todos los ámbitos de la vida hasta finales del siglo XIX y principios del siglo XX, donde esta superioridad del hombre se fue reduciendo. Eso sí, muy poco a poco. Hoy las mujeres prácticamente disponen de los mismos derechos y libertades que la de los hombres en el plano social, político, cultural y laboral. Pero aún queda una mayor igualdad y reconocimiento, sobre todo en lucha contra la Violencia de Género, donde es intolerable la muerte de cualquier mujer a manos de su pareja.

En España, ya a finales en el siglo XVIII mujeres como Josefa de Amar y su “discurso sobre del talento de la mujeres” en 1787 ya defendía la capacidad de las mujeres mucho antes de que Olympe de Gouges y su “Declaración de los Derechos de la mujer y de la Ciudadana” en 1971 o Mary Wollstonecraft y su “Vindicación de los derechos de la mujer” en 1792, empezaran defendiendo los derechos y libertades de las mujeres. Más cercano en el tiempo, la liberal republicana Clara Campoamor defendió en las Cortes a finales de 1931, que la mujer pudiera votar en las elecciones, teniéndose que enfrentar a los partidarios del Socialista Indalecio Prieto, que formaban un grupo dentro del PSOE, y a mujeres como Victoria Kent o Margarita Nelken que optaban por negarle el voto a la mujer. Clara Campoamor consiguió la victoria en las Cortes, pero tanto dentro de las Cortes como fuera de ella, tuvo que pagar con una campaña de hombres y mujeres de Izquierdas que le reprochaba que el voto de la mujer benefició a la derecha para conseguir ganar las elecciones del año 1933, cosa que era mentira. Así lo escribió en su libro “El voto femenino y yo: mi pecado mortal”, en un desgarrador relato de lo que tuvo que sufrir por parte de una Izquierda Socialista que nunca le perdonó su victoria rechazándola incluso en ir en las listas del partido Izquierda Republicana en 1934. Murió de pena en el exilio por culpa de la Guerra Civil, el Franquismo y el boicot de los partidos de Izquierdas.

Clara Campoamor demostró que la igualdad era posible a base de trabajo, lucha y esfuerzo. Hoy, dentro del movimiento feminista hay un grupo de feminismo radical el cual excluye del movimiento a aquellas mujeres que no piensen como ellas. La mujer es libre y lo es conforme a sus pensamientos. Todo lo que sea querer imponer a las mujeres de cómo deben ser, no es un movimiento feminista, es un movimiento totalitario: feminismo radical o hembrismo. La mujer nace en libertad y desde su libertad decide cómo debe ser: liberal, socialista, republicana o monárquica. Ninguna persona debe decirle a nadie como debe pensar, vestir o sentir, siempre y cuando lo haga desde plena libertad. Si una mujer, decide que quiere ser modelo del mundo del motor, y quiere salir en la parrilla de las motos portando una bandera o el nombre del piloto, haciéndolo desde sus convicciones, libertad y se le respetan los derechos, ¿ qué problema hay? ¿Por qué desde este movimiento radical se dice que esto codifica a la mujer, pero sin embargo aplauden los vestidos de Cristina Pedroche en ropa interior – o sin ella- en las campanadas de Nochevieja? ¿No codifica a la mujer sus vestidos entonces? Para mí, ambos trabajos y vestidos son absolutamente válidos, siempre y cuando lo hagan sin coacciones y respetando sus derechos, como tanto Cristina Pedroche o las modelos de las motos han declarado. La libertad de decidir es para mí un derecho fundamental que ninguna mujer debe imponer a nadie: tanto Cristina Pedroche como las modelos son libres para decidir en qué quieren trabajar. Por cierto, en las campanadas de Nochevieja Cristina Pedroche cobra más que Alberto Chicote por realizar el mismo trabajo…

Pero al margen de este hecho, es evidente que la mujer todavía tiene más dificultades para acceder a grandes puestos en la Administración privada: esto es lo que hay que denunciar. El llamado Techo de Cristal es el verdadero problema de la brecha salarial. En España es ilegal una mujer cobre menos que un hombre por realizar el mismo trabajo, conllevando una multa de hasta 190.000 euros por cometer una infracción en los salarios, siendo una sanción “muy grave” discriminar en el plano laboral por cuestión de sexo.

Si bien hay que acabar con el machismo en la sociedad y la lacra de la violencia de género, no se debe caer en el error de desplazar al hombre de la lucha, tal y como algunos movimientos del feminismo radical están implantando en huelgas o manifestaciones, o decirle a la mujer cómo debe ser una mujer o qué ideología debe tener para ser feminista. El Feminismo no debe convertirse en un movimiento único; el feminismo debe ser transversal y plural. Caben todas, y cabemos todos.

1 pensamiento en “Mujer y Feminismo”

  1. Desgraciadamente el movimiento feminista por la igualdad plena y no solo legal, con el que estamos todos (creo) de acuerdo, ha sido tomado por un feminismo concreto de una sola ideología que lo ha convertido en un nuevo totalitarismo en el que solo entran quienes ellas dicen que entran. El resto de mujeres aunque tengan opinión propia y su personalidad no entran, no son feministas para ellas, son mujeres abducidas por hombres. Qué pena. No hay más que leer el manifiesto del 8-M para ver que intencionadamente este feminismo totalitario pretende excluir a buena parte de las mujeres. Muy de acuerdo con tu conclusión.

Deja un comentario