Pacto en Andalucía

Y se hizo el pacto en Andalucía: habrá cambio de gobierno en Andalucía tras 37 años de gobierno Socialista.

Tras un “tira y afloja” entre el Partido Popular, Ciudadano y Vox, más teatral que real, Andalucía va a tener un cambio radical de sus políticas sociales y económicas. No lo tienen de inicio muy difícil, ya que Andalucía se sitúa entre las regiones más pobres, con más paro y menos avances educativos de toda la Unión Europea. Pero vamos a ir sobre el pacto, este pacto que le da alas a la izquierda para hablar sobre la entrada del partido populista radical de derechas Vox en las instituciones de Andalucía.

Ya he dicho en alguna ocasión que Vox no es un partido fascista, el Fascismo era Mussolini, el Nazismo era Hitler y el Franquismo era Hiter: nada de esto se parece a Vox; sin embargo, sí se sitúa en el extremo derecho en el eje izquierda-derecha. A Vox se le puede llamar “ultraderecha”, “radicales de derechas”, etc, pero nunca igualarlos con el Fascismo, al igual que Podemos con el Comunismo. Vox, al igual que otros partidos en Europa y América, ha emergido tras una crisis del sistema de políticos tradicionales, incapaces de solventar los problemas a los que día a día se enfrentan los ciudadanos. La democracia está cambiando continuamente, no obstante, aunque parezca un modelo antiguo, no lo es, es bastante reciente y en bastantes países incluso novedad, por lo tanto, no sabemos hasta qué punto puede cambiar el sistema más democrático. Cuando le das “el poder” a los ciudadanos mediante su voto, cualquiera puede llegar a los ciudadanos con su oratoria y populismo para captar su voto, y en tiempo de crisis, mayor todavía.

Por tanto, culpar de la entrada de Vox a las instituciones al partido popular y a Ciudadanos es escurrir el bulto: Vox está en las instituciones porque así lo han querido los ciudadanos de Andalucía. ¿Y por qué han querido que así sea los ciudadanos? Pues en buena medida por el conflicto catalán y como he mencionado antes, la crisis de los partidos tradicionales que no han sabido tratar el conflicto. Pero la izquierda no debe mirar a la derecha para hacerles responsables del ascenso de Vox; la izquierda debe mirarse a sí mismo para descubrir qué han hecho mal, y es evidente que el castigo al Psoe en Andalucía tiene mucho que ver con los pactos que ha hecho el Presidente Pedro Sánchez con nacionalistas, separatista, bildu, etc. Si la irrupción de Podemos vino por la crisis económica y por la incapacidad de los partidos tradicionales en materias económicas y sociales, la irrupción de Vox tiene mucho que ver con la irrupción de Podemos.

Los ciudadanos de Andalucía pidieron cambio: es una realidad incuestionable y, en manos de este tripartido está el poder cambiar el rumbo de la Comunidad o no. Que nadie se asuste, la democracia “doma” a los partidos radicales. Lo hizo con Podemos y lo hará con Vox. La democracia tiene sus “guardarrailes” que hacen guiar a los partidos al juego democrático, de lo contrario, los propios ciudadanos que lo han metido en las instituciones, lo sacarán de las mismas. España tiene un sistema Parlamentario, en los cuales los Parlamentos tienen un papel fundamental en el control de los partidos y de la propia democracia. Y un apunte: los partidos que han pactado con la Cup o con Bildu para tener Alcaldías, como lo han hecho Podemos y el Psoe, no pueden señalar al Pp y a Ciudadanos de pactar con los extremos. Los primeros en pactar con los extremistas ha sido la izquierda.

Para finalizar: allí donde hay corrupción, los ciudadanos deben condenarla, de lo contrario, serán cómplices de la misma. El cambio era necesario.

2 pensamientos en “Pacto en Andalucía”

Deja un comentario