Que nadie diga nada

Que nadie diga nada, fascistas.

Desde que se conformara el gobierno tras la investidura del 10 de enero, estamos viviendo una campaña desde el Gobierno o los medios de comunicación afines al gobierno, un de cierre de filas a todas las acciones que realiza, que va desde la ocultación de hechos, la negación o el ataque hacia la Justicia u otros medios de comunicación que están mostrando acciones de dudosa legalidad del nuevo gobierno de España. Nadie debe decir nada o será acusado de Fascista o de boicotear el gobierno. Ni la oposición debe hacer oposición, eso es de Fascistas.

Los primeros Fascistas fueron los jueces por defender su independencia ante los ataques del Gobierno. El primero fue el Vicepresidente del gobierno, Pablo Iglesias, que atacó a la Justicia por querer “judicializar” el conflicto en Cataluña, ya que según Iglesias, la única manera de solucionar los conflictos en democracia es mediante el diálogo y no la judicialización. Iglesias, profesor de Ciencia Política, olvida que uno de los pilares básico de toda democracia es la Justicia, ya que este poder tiene la facultad de pedir cuentas a los políticos que no actúan debido a las leyes del Estado. El accountability (la rendición de cuentas) no sólo viene de parte de los ciudadanos con su protesta a su voto en las elecciones, sino de la Justicia, que es la garante de que se cumpla las leyes fundamentales del Estado. Que el Vicepresidente del gobierno ataque a los jueces que cumplen con su función vital dentro del Estado de Derecho es para preocuparnos. Pero no fue el único, ya que el Ministro de Consumo, el Comunista Alberto Garzón, atacó a la Fiscalía y les reprochó que no cumplan con lo que el gobierno dictamina, ya que tienen dependencia directa del Gobierno. Un Ministro de España que desconoce la separación de poderes. Estos dos comentarios han creado una crisis entre el poder legislativo y el ejecutivo, ya que este último ha sacado varios comunicados pidiendo respeto a su independencia y a las críticas que provienen desde el Gobierno.

Los segundos Fascistas son los que están viendo como una maniobra para favorecer a los diputados presos por sedición la modificación y reducción de este delito en el código penal. ¿Cómo se atreven a criticar un indulto encubierto para sacar a los diputados presos de las cárceles por sedición? Hay que ser fascistas de mierda. Todo el mundo sabe que la modificación del código penal de este tipo de delitos es para homogeneizarlo con Europa, y no para sacar a los líderes políticos presos y así facilitar la legislatura y la aprobación de presupuestos. Ni que Esquerra Republicana de Cataluña hubiera dicho que esta modificación del tipo penal de sedición formaba parte de la negociación para la investidura…Ah, perdón, que sí lo dijeron. Pero tú calla, Fascista.

Los terceros Fascistas son los que están sacando a la luz la prostitución de menores tuteladas por el Gobierno de Izquierdas en Mallorca. ¿Cómos se atreven a sacar este escándalo a la luz? Por suerte tenemos a Irene Montero, Ministra de Igualdad, que ha estado estos años al frente del “yo sí te creo, hermana” y clamando contra las injusticias a las mujeres, para dar una rueda de prensa y decir que el Gobierno investigará estos hechos…Ah, no, que ha salido para pedir “prudencia” y que su Ministerio no es el encargado de investigar el asunto, ya que hay “otros ministerios también” en el asunto. Lo dicho, panda de Fascistas que quieren que se aclare este turbio asunto. Además, Nacho Escolar del Diario.es ya ha sacado mierda del asunto…Lo ha hecho para decir que esto empezó con el gobierno del Partido Popular en Mallorca en los años 90. Casi se nos va a Franco. De responsabilizar al Psoe en Mallorca, ninguna.

Los últimos Fascistas han sido los periódicos de Vozpopuli, El Mundo y demás prensa que ha sacado el escándalo del Ministro Ábalos y Delcy Rodríguez, la mano derecha de Maduro que tiene prohibido la entrada en territorio Europeo. Miren, vamos ya por la décima versión, así que vamos ahorrarnos las anteriores. La última es que esta mujer pisó suelo español y que estuvo reunido con el Ministro durante 45 minutos en la zona VIP del aeropuerto de Madrid. Hemos pasado de “no me reuní con esa señora”, a cenar en la zona Vip del aeropuerto. Espero que la última versión del Ministro no sea un comunicado informando de que espera gemelos con la señora. Por suerte Mónica Oltra, Vicepresidenta del Gobierno Valenciano, ya está para zanjar el asunto, “a quién le interesa eso”, nos dice Oltra. Crear una crisis con Estados Unidos y que la Unión Europa pida aclarar el asunto no interesa a nadie. Tampoco interesa a nadie que un gobierno y un ministro nos mienta mil veces. Eso sólo interesa a Fascistas.

Tiene guasa que los únicos totalitarios de las democracia sean los que piden rendición de cuentas a los políticos: ciudadanos, jueces o periodistas.

Deja un comentario