Reino Unido, Brexit…¿El fin de Europa?

Las elecciones en el Reino Unido nos han dejado dos claras vertientes: victorias incontestables de los Conservadores y de los Nacionalistas en Escocia.

Con el resultado de ayer, el Brexit ya es un hecho en el Reino Unido pero también un nuevo referéndum por la independencia de Escocia, ya que los nacionalistas del Spnhan conseguido los 55 de los 57 escaños, una victoria aplastante. ¿Qué significa esto? Que el Reino Unido se enfrenta a una crisis de existencia. Tras el brillante resultado de Boris Johnson, el Reino Unido se asegura ahora sí el fin de las negociaciones interminable del Brexit, pero con la salida inminente del Reino Unido de la Unión Europea, Escocia ha votado NO a esa salida, otorgando al partido nacionalista de Escocia una victoria sin paliativos. Boris Jhonson no quiere otro referéndum, pero al igual que va a utilizar sus resultados para afianzar el Brexit, también los nacionalistas escoceses utilizarán también el resultado para pedir un referéndum ipso facto. El conflicto lejos de solucionarse en el Reino Unido, se van a agravar con el resultado de hoy.

Con este resultado, se confirma el momento en el que está viviendo Europa: nacionalismo y populismo. El camino que está eligiendo es el de separación, el de la ruptura entre las naciones que construyeron Europa. El Liberalismo y la Socialdemocracia no están sabiendo debatir y rebatir los postulados nacionalpopulistas. Las crisis continuas que se están viviendo en Europa desde los años 90 están abriendo la puerta a todo tipo de populismo unido a un nacionalismo radical que va en contra dirección de la globalización. Hoy será Escocia, mañana Cataluña, quizás País Vasco (aunque de boquilla siempre, que los fueros del Estado español les beneficia), el norte de Italia, Oeste de Francia, Baviera en Alemania o los flamencos en Bélgica y un largo etc. Las soberanías compartidas con Europa están dejando paso a la Soberanía Nacional, destruyendo una Europa de la naciones que se construyó en base económica pero que derivó también en una Europa común, armoniosa y amigable. La libertad de Europa está dando paso a los muros de Europa.

Hace un siglo, exactamente un siglo, nacía el partido Fascista de Mussolini con aquel programa del 6 de junio de 1919. Hoy, los partidos nacionalpopulistas o nacionalsocialistas no son de corte militar ni vienen con uniformes militares, pero se disfrazan de traje y cortaba para pedir exactamente lo mismo que hace un siglo: fronteras y separación. 

Lo que nos ha costado construir con el paso de las décadas, se está derrumbando en cuestión de lustros. Europa está dejando aquello que nos une para fortalecer lo que nos separa, que no es otra cosa que una bandera, ya que la civilización Europea comparte un nacimiento común, una cultura común grecorromana, de base cristiana, con lenguas indoeuropeas como la romana derivaba hoy en sus diferentes lenguas en las diferentes naciones de Europa. Todo esto está dando paso a un nacionalismo excluyente, egoísta, que no nos va a llevar a buen puerto.

Las naciones crearon Europa y las naciones van a acabar con la Unión Europa.

Deja un comentario