Tras las elecciones

Tras las elecciones celebradas del pasado 28A, con el resultado ya sabido por todos, llega el momento de reflexión interna de los partidos tras los resultados obtenidos y también la de pactos entre el Psoe y aquellos que quieran apoyar su investidura.

El primer partido en hacer una reflexión es el Partidos Popular, que ha visto perder la mitad de los escaños que obtuvieron en el 2016. Como ya dije en mi primer artículo de la web tras la elección de Pablo Casado como líder del Partido Popular, Casado iba a endurecer su discurso tras el fenómeno Vox. El hecho de que Casado escorara al partido hacia la derecha abandonado por completo el centro (fundamental para gobernar un país), hizo que muchos votantes optaran por votar a Ciudadanos. El Partido Popular era el partido que tenía más transversalidad entre su votantes: conservadores, democrata Cristianos, Liberales e incluso socioliberales que se identificaban con las políticas de identidad nacional. Eso lo perdió y ahora tras el resultado electoral ha tomado una decisión: desmarcarse de vox y volver al centro, pero, mucho me temo que ese centro está ahora mismo copado por Ciudadanos y Psoe. Las municipales y europeoas van a marcar mucho el futuro del Partido Popular y su líder.

El Psoe es el ganador de las Elecciones aprovechándose de la caída de Podemos (del que hablaremos del por qué en el próximo artículo). Un resultado electoral que garantiza su gobernabilidad, aunque con apoyos de Podemos y partidos nacionalistas e incluso Bildu para sacar adelante la investidura y la posterior legislatura. Pedro Sánchez deberá medir mucho sus apoyos, ya que contar con Bildu puede pasarle factura en un futuro. La proxima semana será clave para los pactos de investidura, ya que la mesa del congreso debe conformarse y desde ahí los apoyos no son gratuitos. El Psoe quiere un gobierno monocolor; Podemos quiere formar parte del gobierno y los nacionalistas, sobre todo ERC, piden un referéndum para Cataluña, aunque su fuerza va a ser menos pese a su subida de escaños, ya que Psoe puede tener apoyos de los partidos vascos para sacar leyes y presupuestos.

Ciudadanos tiene una táctica clara: desbancar al PP como partido hegemónico del centro-derecha español. Por eso vetó un apoyo a Sánchez y lo confirma viendo los resultados ahora: ve en el horizonte superar al partido popular. Las municipales, autonómicas y europeas confirmarán o no esta tendencia. Puede que muchos votantes conservadores que han visto como su voto a Vox no llegó a buen puerto, pueda volver al Partido Popular en las próximas elecciones.

Vox, como anuncié en twitter en varias ocasiones, obtendría un buen resultado pero no para alcanzar los 30 escaños como así fue. Vox va a seguir con su discurso, porque ese discurso le ha llevado a obtener buenos resultados. Incluso en las europeas puede conseguir un mejor resultado, ya que el sistema electoral es distinto al de España, más proporcional con el distrito o circunscripción única. Si Vox como parece, consigue un buen resultado, le va a ser difícil al partido popular atraer de nuevo al votante “fugado” a Vox.

Los próximos días vamos a ver cómo se van despejando las incognitas. ¿Habrá gobierno de coalición con Podemos? ¿Aceptará de buen grado el Psoe el apoyo de Bildu? ¿Qué condiciones van a poner encima de la mesa ERC para su apoyo a Sánchez? ¿Le pedirán el reférendum e indultos a cambio del apoyo a la investidura o presupuestos?

Hagan juego señores, como se dice en las casas de apuestas.

Deja un comentario